Diferencias entre un player de consumo y uno profesional para digital signage

Si queremos presentar nuestros productos y/o servicios a nuestros clientes, tarde o temprano nos daremos cuenta de todo lo que nos puede ofrecer el mundo de la cartelería digital (digital signage). Al fin y al cabo, la cartelería tradicional empieza a estar pasada de moda.

Esto es algo normal ya que si, por ejemplo, quisiéramos promocionar el nuevo iPhone utilizando la cartelería de toda la vida, tendríamos que estar empapelando toda la ciudad. El problema es que cuando el dispositivo ya no esté de moda, habría que retirar los carteles o dejar que se vayan deteriorando ofreciendo una imagen muy negativa.

Con digital signage y gracias a las caracteristicas del software de carteleria digital podemos ir añadiendo anuncios e ir renovándolos en base a nuestras necesidades: si ya salido un nuevo modelo de iPhone, será tan fácil como entrar en el sistema y eliminar el viejo anuncio, para poder el actual.

Ahora bien, para poder controlarlo necesitaremos lo que se conoce como un player; básicamente es una aplicación que gestionará cualquier tipo de elemento multimedia que podamos llegar a cargar en el cartel.

player

A continuación vamos a ver algunas de las principales diferencias entre un player de consumo y uno profesional. De esta forma sabrás cual es el que conviene mejor a tu negocio.

¿Player de consumo o Player profesional? ¿Cuál me interesa?

¿Qué es el player de consumo?

Es aquel que nos ofrece las opciones más básicas. Si tenemos un teléfono Android podemos entrar en el mercado de aplicaciones y descargar algunos players que, casi con toda probabilidad, tendrá las opciones más simples.

Eso no quiere decir que sea malo ni mucho menos: nos va a permitir cargar tanto fotografías como vídeo, música así como cualquier otro recurso que se nos pueda llegar a ocurrir. De hecho, muchas empresas funcionan con este tipo de player y no tienen ningún tipo de problema con ello.

player-digital-signage

¿Qué es el player profesional?

Por otra parte, tenemos la opción de un player profesional. En este caso nos dejarán tocar algunas opciones mucho más avanzadas: por ejemplo, a la hora de poner música de fondo podremos manipular los graves, los agudos, la reverberación, así como diferentes efectos a tener en cuenta.

Lo mismo pasa cuando queremos poner un vídeo: podremos variar ligeramente el color, hacer que se reproduzca a velocidad diferente, aplicar algunos efectos muy interesantes…

Además, también tenemos que tener en cuenta de que estos players suelen ser de pago. Analiza si es algo que te haga falta para evaluar si deberías o no hacer frente al coste.

Ahora que ya sabes las principales diferencias, establecer tu propia estrategia de digital signage debería ser muy sencillo.